TAE ¿Qué es? ¿Cómo se calcula?

tae

¿Sabes que significa la tasa TAE que encontramos en la mayoría de operaciones bancarias?

Estamos acostumbrados, cada vez que vemos o consultamos algún préstamo, crédito o hipoteca, la tasa TAE pero no todo el mundo logra entender qué significa. TAE es la Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva y consiste en una fórmula matemática donde se mezcla el plazo en el que se llevará a cabo la operación que vayamos a realizar, sus comisiones y el tipo de interés nominal.

Tal y como su nombre indica es una tasa anual por lo que su misión es mostrarnos cual será el coste real de la operación que vayamos a realizar dentro del plazo de un año, eso si, operaciones de interés fijo.

Hace unos años, estábamos más acostumbrados a hablar de TIN que se refiere al Tipo de Interés Nominal para calcular el coste de los préstamos pero no era un índice completo y en su cálculo faltaba aspectos tan importantes como las comisiones o la duración del préstamo por lo que a partir más o menos de la década de los 90 se empieza a dejar de lado el TIN y se comienza a usar el TAE, índice creado por el Banco de España.

Si buscamos por la red podemos encontrar infinidad de información de este índice pero aquel que no entienda mucho de economía le costará entenderlo pero a modo de concepto general y sencillo podemos decir que TAE será la cantidad real que pagaremos por el préstamo que firmemos en nuestro banco incluyendo los gastos y siempre será un índice porcentual.

Si hemos dicho que el TAE incluye el tipo de interés nominal, las comisiones y el plazo en que tendrá lugar la operación, también hay conceptos que quedan fuera del índice como puede ser las garantías, seguros y gastos que habrá que abonarse a los terceros en un crédito bancario.

Operaciones donde encontramos la Tasa Anual Efectiva:

– Préstamo personal: indicará los gastos reales en la devolución de
dicho préstamo.
– Préstamo hipotecario: en este caso el índice varía en la cantidad
a devolver ya que este tipo de préstamos no es anual.

– Producto de ahorro: Aquí entran las cuentas o los seguros y el
TAE nos dará el beneficio del dinero depositado.

Diferencia entre TAE real y TAE legal

Dentro del TAE legal podemos decir que gracias a ello están definido todos los conceptos de esta Tasa Anual Efectiva. Se incluirá todos los
gastos aunque siempre hay alguno que se quedan al margen como por ejemplo los gastos de notaría aunque habrá que saber todo para saber
cual será el TAE real de la operación que vayamos a firmar.

Actualmente todas las entidades financieras están obligadas a informar a cualquier cliente de esta Tasa Anual Efectiva en toda operación que
vayamos a firmar así como todo lo relacionado con él necesario para nuestro conocimiento.

Cálculo del TAE

Como comentábamos al principio de este artículo, el TAE (Tasa Anual Efectiva) se puede calcular a través de una fórmula matemática simple
donde:

R: tipo de interés normal
F: frecuencia con la que se realizará los pagos

tae

Veamos un ejemplo para que se vea más claro en que consiste este índice:

Por poner un sencillo ejemplo, si el préstamo es de, 5% TAE y pides 150.000 euros, el total que deberás devolver a la entidad bancaria es de 157.500 euros

En que se diferencia TIN y TAE

Cuando alguien va al banco a pedir un crédito, hipoteca… casi nunca se controlan los conceptos económicos aunque muchos suenen, pero si hay algunos importantes que no hay que pasar por alto y del que hemos ido hablando en el articulo: El TAE y el TIM.

El TAE lo hemos ido desgranando y el TIM lo hemos nombrado por encima pero si quiero que quede claro que se refiere a la cantidad que
habrá que pagar al banco en concepto de interés del prestamos que hemos solicitado, es decir, no refleja la cantidad total que tendremos que pagar finalmente al banco.

No me gustaría finalizar el artículo sin nombrar algunos aspectos importante del TAE como:

– Que es un indicador de tipo de interés anual a diferencia por ejemplo del interés nominal que podrá ser mensual o semestral.
– Debemos usarlo solo cuando se compare préstamos del mismo plazo de tiempo.
Ojo porque no se podrá comparar el TAE en un préstamo a tipo fijo con uno de tipo variable.
– Tendremos que tener cuidado también cuando nos referimos a préstamos hipotecarios porque no tendremos bastante con el TAE sino también con conceptos que no abarca esta tasa como por ejemplo algo tan importante como la tasación inmobiliaria.