ETF o Fondo Cotizado: ¿Qué es?

ETF o fondo cotizado

Aprendiendo sobre que es un ETF

ETF es la abreviatura de “exchange-traded fund”, un tipo de fondo de inversión diseñado para seguir el movimiento exacto de índices bursátiles, materias primas o una cesta de otros activos como acciones o bonos. Esto lo distingue de los fondos de inversión tradicionales, cuyo objetivo es batir al mercado y superar a los principales índices bursátiles.

A primera vista, esta estrategia puede parecer poco acertada, pero las estadísticas demuestran que en realidad, suele ser más rentable que las estrategias activas, que rara vez consiguen batir al mercado.

Al igual que otros valores, los ETF se negocian en el mercado de valores. Al comprar unidades del ETF, estamos invirtiendo en una cartera diversificada de activos de las empresas del índice que sigue el ETF. Los títulos de participación del fondo están sujetos a la valoración bursátil del momento, de ahí la posibilidad de hacer un seguimiento constante de las inversiones y de comprarlas y venderlas durante las sesiones de negociación a través de una agencia de valores.

¿Cómo funciona exactamente un ETF?

Al comprar un ETF, se compran indirectamente todas las empresas del índice. A diferencia de los fondos tradicionales, los ETF se negocian del mismo modo que las acciones. Gracias a ello obtenemos una valoración continua de nuestra inversión. Podemos invertir a partir de una unidad, lo que nos permite diversificar nuestra cartera de inversión de forma barata añadiendo nuevos activos, sin necesidad de invertir en todas las empresas de un determinado índice o comprar índices a través de plataformas de negociación extranjeras.

Los ETFs tienen menores costes de gestión en comparación con los fondos de inversión tradicionales. Esto se debe a que los ETFs son fondos de gestión pasiva, lo que significa que no tratan de batir un índice, sino que lo imitan fielmente. Gracias a sus bajos costes, los ETF pueden ser utilizados por la gran mayoría de los inversores, tanto institucionales como particulares con pequeños fondos. Permiten acceder fácilmente a países enteros, regiones, sectores económicos, bonos, materias primas y muchos otros.

La liquidez de los ETF está garantizada por los creadores de mercado, comúnmente llamados “proveedores de liquidez”. Firman un acuerdo con una bolsa determinada, que establece las normas para las transacciones, como los valores máximos de las órdenes y el diferencial, es decir, la diferencia entre el valor de compra y el de venta. La otra parte de la transacción son los inversores interesados en los ETF. Conviene recordar que el precio del ETF no es el precio de mercado resultante de la oferta y la demanda de este instrumento, sino el importe resultante de las ofertas de los creadores de mercado, que se basan en la valoración de un determinado instrumento subyacente.

Comentaros que cuando las empresas del índice pagan dividendos, el fondo los recoge para nosotros y los paga como un dividendo agregado.

ETFs que pagan dividendos

Os dejo unos ETFs los cuales vamos a tener en cuenta a la hora de buscar este tipo de fondos que pagan dichos dividendos. Recordar que no todos los hacen.

Proshares S&P 500 Dividend Aristocats

Vanguard FTSE All-World High Dividend Yield

Lyxor Ibex 35 (DR) UCITS ETF Dist

Los primeros instrumentos de este tipo aparecieron en el año 1990 en Canadá, en 1993 en Estados Unidos y 10 años después llegó a Europa. El mayor mercado de ETF del mundo es el estadounidense, donde cotiza el mayor y más popular: el SPDR S&P 500 (SPY), gestionado por State Street Global Advisors. Como su nombre indica, se trata de un índice basado en el índice S&P 500 (SPDR – significa Standard & Poor’s Depositary Receipts). Las principales empresas incluidas en este ETF son: Apple, Exxon Mobil, Microsoft, Johnson&Johnson, General Electrics, Wells Fargo, Chevron, Berkshire Hathaway, Procter&Gamble o JP Morgan Chase. El inversor medio no dispondría de los recursos necesarios para crear una cartera de inversión formada por estas empresas. Gracias a los ETF, nada se interpone en su camino. El segundo mayor ETF del mundo es el fondo FTSE Emerging Markets (VWO) de Vanguard. El nombre de FTSE se debe a las empresas que patrocinaron su creación, el Financial Times Stock Exchange. El ETF está compuesto por cerca de mil empresas de economías emergentes, principalmente China y Taiwán. El tercer ETF de la fila es el iShares Core S&P 500 (IVV), que también sigue al S&P 500 pero se diferencia del mayor ETF por varias características.

Resumiendo las ventajas de invertir sobre ETFs

Las ventajas de los ETF son muchas. Nos permiten reducir el riesgo a través de la diversificación porque estamos comprando varias empresas a la vez en las proporciones adecuadas, algo que podría salir mal y que probablemente sería más difícil por nuestra cuenta. Además, la construcción de los ETFs es sencilla, lógica, y los costes asociados a ellos son pequeños y ciertamente menores que los de los fondos de inversión clásicos. Como los ETF se negocian como las acciones, se negocian durante cada sesión bursátil.

Esto nos da la posibilidad de cerrar, abrir o aumentar la inversión en cualquier momento. Sin embargo, es importante recordar que los ETFs no son sólo crecimiento y ganancias. En cualquier momento el índice en el que se basa el ETF puede empezar a bajar y nosotros, podemos perder nuestro dinero temporal o definitivamente (siempre que vendamos el ETF). Como el ETF es un instrumento cotizado en bolsa, podemos comprarlo a través de nuestro broker por internet. Haciéndolo de una forma muy fácil para cualquier inversor.